Eñe que Eñe



EÑE QUE EÑE

Cuando pienso en mi tierra me encariño
de cada buen recuerdo que no engaña,
y comprendo que todo el que con saña
la maltrata no vale ni un pestiño.

Evoco los momentos que de niño
gocé en la playa, el parque y la montaña,
y la estrella infinita que se baña
en el mar de la infancia me da un guiño.

Recuerdo qué bonita que era Toñi,
con su gracioso y recatado moño,
su espíritu tan cándido y su maña,

y cómo disipaba cada riña
que amenazó a mi corazón bisoño
en esa tierra mágica de España.

Jesús María Bustelo Acevedo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...